Protección pasiva

Son aquellos materiales utilizados en la construcción de los edificios, que, aunque no son apreciables a simple vista, dotan a la edificación de una protección y resistencia estructural contra el fuego, evitando su derrumbe e impidiendo la propagación del fuego a otros lugares dentro de la edificación o edificios cercanos. Diferentes normativas internacionales, obligan a proteger las estructuras en los establecimientos industriales.

Techos falsos

Elemento constructivo situado a cierta distancia del forjado o techo propiamente dicho. En forma habitual se construye mediante piezas prefabricadas, generalmente de aluminio, acero, PVC o escayola, que se sitúan superpuestas al forjado y a una cierta distancia, soportadas por fijaciones metálicas o de caña y estopa.

Protección pilares y vigas

Collarines intumescentes

Sistema de sellado de paso de tubería de plástico (PVC) a través de elementos compartidores en sectores de incendio (paredes y forjados) Se compone de una banda continua, que se corta a medida de la tubería en cuestión, y se fija con sus propios sistemas.

Saquitos intumescentes

Sistema de sellado contra incendios a base de almohadillas, consistente en un relleno ignífugo de vermicular de alta estabilidad térmica en combinación con materias intumescentes perfectamente empaquetado con tejido ignífugo.

Puertas cortafuego y vías de evacuación

Estas puertas están hechas de materiales resistentes como metal, madera o vidrio y evitan la propagación del incendio mediante un sistema que aísla el fuego y permite una rápida evacuación del lugar.

Las puertas cortafuego se clasifican por su resistencia al fuego (RF). Esto se determina por el tiempo de resistencia a temperatura media en los ensayos de aislamiento térmico. Se clasifican en:

• RF – 1 HORA        • RF – 1.5 HORAS     • RF – 2 HORAS     • RF – 3 HORAS

CUMPLIMOS CON LAS NORMAS NACIONALES E INTERNACIONALES

• NFPA           •  NSR 10        • Normas UNE