002-Blog-32

La respuesta sencilla es NO. En los últimos dos años este espacio ha mostrado diferentes componentes de la seguridad contra incendios. En la infografía pasada de manera dinámica se realizó una compilación de este trabajo (Compilación infografía). En esta edición del blog se pretende hablar de cómo estos sistemas que componen la seguridad contra incendios deben interactuar y comunicarse entre ellos para crear una verdadera estrategia de protección.

Al crear un diseño contra incendios existen dos vertientes, la prescriptiva y la de desempeño. En el diseño prescriptivo se siguen normas que usualmente se basan en la experiencia de otros incendios, combinado con investigación. Estas normas tienen un alcance bien definido y no flexible. Un ejemplo son los códigos emitidos por la NFPA, o la National Fire Protection Association por sus siglas en inglés. Colombia al ser un país latinoamericano altamente influenciado por Estados Unidos ha adoptado normas Norteamericanas de protección contra incendios. 

Los códigos prescriptivos son muy útiles para proyectos estándar, que se encuentran dentro del alcance de dichas normas. Sin embargo, es necesario contextualizarlas y reconocer cuál fue la intención del requerimiento en su inicio. También, reconocer que NFPA no es la única institución que publica normas de este tipo. Es de conocimiento público que los códigos de NFPA basan su estrategia de protección en los sistemas de rociadores automáticos. Mientras que otras normas, suelen hacer una diversificación de sistemas para no cargar la probabilidad de falla en un solo componente.

Por otro lado, los diseños por desempeño se aplican a todos los proyectos que están fuera del alcance de las normas prescriptivas. Estos diseños son mucho más demandantes en términos económicos, de conocimientos y herramientas para evaluar el riesgo. Este tipo de diseños suele requerir simulaciones de los posibles escenarios de incendios que se pueden presentar, y se debe demostrar que el diseño propuesto cumple con determinados estándares de seguridad. También, permiten flexibilidad en las estructuras y en la implementación de nuevas tecnologías.

Sin importar el tipo de diseño, una estrategia contra incendios incluye el uso de sistemas de protección activa, protección pasiva, una evaluación del comportamiento humano, y consideraciones para los servicios de emergencia. De igual manera, cada componente y el conjunto deben ser evaluados mediante pruebas de validación y acreditación. Esto se da de manera inherente en los diseños prescriptivos, mientras que en los de desempeño se deben especificar. Por ejemplo, las puertas cortafuego que hacen parte de la protección pasiva debe estar certificadas por un laboratorio y deben cumplir cierto rango de protección basado en la ocupación del edificio. De igual manera se debe contar con un proceso de comisionamiento, en donde se verifica que los sistemas están trabajando en conjunto para cumplir la estrategia propuesta. Por ejemplo, que, al activarse los detectores, suenen las alarmas de emergencia, se notifique a la central de bomberos y se liberan automáticamente las puertas cortafuego para crear los comportamientos seguros.  

 En un momento crítico del calentamiento global, todas las especialidades se han visto influenciadas por este fenómeno, y la ingeniería contra incendios no es ajena a ello. En un intento mundial de ralentizar el calentamiento global se está buscando hacer una transición a la economía circular, donde los desechos de una industria se convierten en la materia prima de otras. Se han buscado, por ejemplo, alternativas al cemento Portland mediante el uso de cenizas de combustión. También se están buscando alternativas a los retardantes ignífugos que son altamente tóxicos para que todos estos materiales puedan ser reusados en otros ciclos.

Finalmente, como toda industria se requiere de investigación y desarrollo para seguir avanzando. Esto se da a la par del crecimiento de otras industrias que también acarrean nuevos peligros, como, por ejemplo, el aumento del uso de carros eléctricos y el uso de baterías de litio. O la legalización de la industria del cannabis y su peculiar forma de producción. O los nuevos sistemas automatizados de almacenamiento que cada vez tienden a ser más altamente densos. 

En conclusión, la ingeniería contra incendios abarca mucho más que un sistema automático de rociadores. Se presentaron de manera simplificada las líneas más relevantes que hacen parte de esta industria, sin embargo, no son las únicas, y cada una de ellas tiene muchas más ramificaciones que las exhibidas en este artículo. Con el fin de generar una verdadera seguridad se requiere una estrategia bien definida de protección que integre diferentes componentes y que estos a su vez sean confiables en el momento de un incendio.

En EHR SAS. contamos con la experiencia y excelentes profesionales capacitados para asesorar en el diseño e instalación de protección contra incendios pasiva y activa. Para mayor información acerca de nuestros servicios y productos por favor póngase en contacto con nosotros, con gusto haremos parte de su proyecto.

Blog
5/5
Autor

Lorena Cifuentes.
Ingeniera Química, Máster en Ingeniería Contra Incendios
Departamento de Diseño
EHR SAS

Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Comparte esto: