Cuartos Eléctricos vs Rociadores Automáticos

Cuartos Eléctricos vs Rociadores Automáticos

En esta oportunidad presentamos la postura de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego – NFPA frente a la protección de cuartos eléctricos. Este tipo de espacios están dedicados a alojar los equipos eléctricos para la distribución de energía (tableros, transformadores, paneles de distribución y centros de control de motores). El espacio dedicado para equipos está delimitado por el ancho y profundidad del equipo extendiéndose desde el piso hasta una altura de 1,80 m sobre este, o hasta el cielo raso estructural, el que sea menor. Además, están dotados de un área de acceso y trabajo en el perímetro que permite el funcionamiento y un mantenimiento fácil y seguro. También cuenta con un espacio de trabajo que favorece la inspección, ajuste, reparación y mantenimiento mientras el sistema esté energizado (tensión nominal a tierra de 600 voltios o menos).

No debe confundirse cuartos eléctricos con centros de cómputo. Por un lado, los centros de cómputo son lugares donde se albergan computadores y se tienen áreas de soporte. Su función principal es el procesamiento de datos e información sistematizada. La protección de estos centros se puede realizar por medio de agentes limpios para asegurar la continuidad de las actividades. Para estos el sistema de protección debe basarse en la NFPA 75 “Norma para la protección de equipos de tecnología”. Por otro lado, los cuartos eléctricos albergan equipos eléctricos básicos para la distribución de energía de un proyecto. Su función es la de centralizar los elementos eléctricos que hacen posible la distribución de energía a todas las áreas del edificio, así como de tener los dispositivos que protegen el sistema en caso de incidentes.

Estrictamente hablando NFPA 13 exime de la instalación de rociadores en cuartos eléctricos siempre que el compartimiento cuente con una resistencia al fuego de 2 horas; únicamente almacene equipos eléctricos, ningún otro tipo de almacenamiento es permitido; y finalmente que los equipos sean tipo seco, sin aceites, o tipo liquido con fluidos clase K listados, que son menos inflamables y no propagadores. Aunque en la fase de diseño suponen unos requisitos fáciles de cumplir, se debe considerar el uso que se les da a los cuartos eléctricos durante la ocupación. Desafortunadamente en estos cuartos en no pocas ocasiones se almacenan productos de mantenimiento, como pinturas, aceites, alcoholes, maderas entre otros, generando una muy mala práctica que termina aumentando los riesgos.

Por lo anterior, sino se cuenta con una persona disponible para revisar los cuartos de manera periódica y asegurar su buen uso, la mejor alternativa es instalar rociadores en este tipo de compartimientos. Es importante recordar proteger el ducto vertical que comunica a los cuartos eléctricos de cada piso, ya sea con un rociador en la parte superior de este o proteger los pases de los cuartos al ducto con sellos corta fuego. A pesar de que NFPA 13 impone el uso de rociadores existe una resistencia por parte de los diseñadores de los sistemas eléctricos. De acuerdo con la norma NFPA 70, siempre y cuando las tuberías de los rociadores se mantengan sobre el espacio de trabajo y fuera del espacio dedicado, la instalación de sistemas automáticos de extinción es permitida. NFPA 70 también permite la reducción de la resistencia al fuego del cuarto a una hora, si se cuenta con un sistema automático de extinción.

Figura 1. El espacio de trabajo y el espacio eléctrico dedicado. [Asociación Nacional de Protección contra el Fuego – NFPA, Norma para la instalación de sistema de rociadores – NFPA 13, 2019]

Existen dos motivos principales de preocupación respecto al tema del agua y los sistemas eléctricos, uno, que existe un daño adicional para los equipos, y dos, que representa un peligro para los servicios de bomberos. Sin embargo, no existe información documentada que soporte estas preocupaciones. A pesar de esto si aún se tienen reservas respecto al uso de rociadores se puede instalar un sistema de pre-acción, que reduzca el riesgo de descargas falsas o fugas. También se puede optar por sistemas alternativos como agua nebulizada, dióxido de carbono, o agentes limpios. Sin embargo, estos sistemas también acarrean desventajas respecto a precio, contaminación, y toxicidad.

Como conclusión, la NFPA establece una postura clara sobre el uso de rociadores automáticos en cuartos eléctricos. De acuerdo con la norma NFPA 13 se exige la protección de estos cuartos con rociadores. Sin embargo, también da la oportunidad de obviarlos siempre y cuando se cumpla los requerimientos mencionados. Mas allá de lo establecido por la norma, se debe considerar el uso y mantenimiento que se dará en la edificación durante su ocupación.

En EHR S.A. contamos con la experiencia y excelentes profesionales capacitados para asesorar en el diseño e instalación de protección contra incendios pasiva y activa. Para mayor información acerca de nuestros servicios y productos por favor póngase en contacto con nosotros, con gusto haremos parte de su proyecto.

Para brindarte un mejor contenido. Ayúdanos a saber mas de ti.​

Referencias:

  1. National Fire Protection Association. NFPA 70. Código Eléctrico Nacional. Quincy, Massachusetts. 2020. Capítulo 110 y 450.
  2. National Fire Protection Association. NFPA 13. Norma para la Instalación de Sistema de Rociadores. Quincy, Massachusetts. 2019. Capítulo 9.
  3. Moncada, J. Protección de cuartos eléctricos en edificios. NFPA Journal en Español. Visto en: https://www.nfpajla.org/columnas/punto-de-vista/420-proteccion-de-cuartos-electricos-en-edificios.
Blog
5/5
Editoras

Lorena Cifuentes.
Ingeniera Química
Departamento de Diseño
EHR S.A.

Angela Ardila.
Ingeniera Civil
Departamento de Diseño
EHR S.A.

0
Blog No.

There are 2 Comments

  1. Publicado por Luis Rodriguez

    Excelente aportes, es un tema muy recurrente en las obras. Gracias por tan valiosa información.

  2. Publicado por admin admin

    Estimado visitante, buen día, muchas gracias por su interés en el tema, En EHR S.A estamos abiertos al intercambio de ideas, con un objetivo claro el de aportar en beneficio y provecho de la ingeniería.

Deja un comentario